ChicamochaNews.net - Multilenguaje

lunes, 3 de diciembre de 2018

Articulan proyecto piloto para fortalecer vigilancia y control de Chagas en Soatá y El Espino


Gobierno de Boyacá y Universidad de los Andes trabajarán la iniciativa a partir del próximo año.

Por Edgar Gilberto Rodríguez Lemus - Elsy E. Sarmiento R. – (Prensa Secretaría de Salud - OPGB).

Tunja, 3 de diciembre de 2018. La Secretaría de Salud de Boyacá y los representantes del Centro de Parasitología Tropical, Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de los Andes, acordaron articular un convenio para desarrollar el proyecto de control y prevención de la enfermedad de Chagas, en los municipios de Soatá y El Espino, a partir del año 2019.

Las acciones estarán dirigidas a trabajar articuladamente con las autoridades departamentales, municipales y con el Centro Parasitología de la Universidad de los Andes, para erradicar el parásito que produce la transmisión de la enfermedad de Chagas y continuar con las medidas aplicadas.

Según el representante de la Universidad de los Andes, Felipe Guhls, desde finales de los años 90 el departamento de Boyacá, la Universidad y la Secretaría Departamental desarrollan procesos y programas importantes, en los municipios endémicos donde se convive con el riesgo de contraer esta enfermedad.

Por su parte, el secretario de Salud, Germán Francisco Pertuz González, indicó que se ha determinado estructurar un programa piloto, con el fin de continuar con las medidas para mitigar o erradicar el vector principal que genera la enfermedad de Chagas, en los municipios de Soatá y El Espino y de acuerdo con el aprendizaje que deje el proyecto piloto en estos dos municipios, poder extenderlo a otras 50 localidades que están en riesgo de transmisión de esta enfermedad.

Chagas es una enfermedad silenciosa, que afecta principalmente el corazón. Se puede transmitir de varias maneras, la más común es la que se da por el contacto con la materia fecal del insecto vector, por medio de la picadura de pitos infectados con el parásito Trypanosoma cruzi, los cuales, al alimentarse de sangre, defecan alrededor del área, causando rasquiña, lo que facilita la introducción del parásito al organismo. Al inicio la persona puede experimentar fiebre, dolor de cabeza, ronchas o inflamación en el área donde lo pico el insecto; sin embargo, muchas veces estas señales pasan desapercibidas.

No hay comentarios: